En los últimos meses del año pasado, los resultados económicos no fueron alentadores. Por ejemplo, el crecimiento económico durante el tercer trimestre del año registró su menor tasa anual desde el 2009, al contraerse 0.2 % respecto al tercer trimestre del año previo. Durante los primeros tres trimestres del año, la tasa promedio de crecimiento fue de 0 %, lo cual contrasta fuertemente con el promedio de los últimos cinco años de 2.3 % anual.

El 12 de enero se presentaron los datos de generación de empleo formal de diciembre, con lo que se completa el panorama laboral de 2019. Para poner las cifras en contexto, de 2014 a 2018 se agregaron, en promedio, 710 861 plazas formales al registro del IMSS cada año. A pesar de representar un incremento, la generación de alrededor de 700 000 plazas al año aún está lejos de la necesaria para cubrir las necesidades del mercado laboral mexicano y proveer un trabajo formal, con prestaciones y derechos a quienes se incorporan año con año a la fuerza laboral, número equivalente a 1.2 millones de personas de acuerdo al grupo de expertos de México, ¿cómo vamos?

Ilustración: Oldemar González

El dato publicado el domingo muestra un panorama laboral aún más complicado. De acuerdo con la información publicada por el Instituto Mexicano del Seguro Social, en diciembre el registro de empleos formales tuvo una disminución de 382 210 plazas, lo cual equivale no sólo al peor cambio mensual para un diciembre, sino también la mayor eliminación de plazas formales para cualquier mes desde que se tiene registro (la serie histórica del IMSS proporciona información a partir de 1997).

La generación acumulada de empleo durante 2019 fue de 342 077 plazas, la generación acumulada más baja para un año desde el 2009, cuando el registro del IMSS perdió 171 713 empleos, en medio de la crisis financiera internacional.

Es preocupante que al comparar el desempeño indicadores económicos mencionemos tan frecuentemente los datos del 2009. Ya en agosto de 2019 se había registrado la generación de empleo mensual y acumulada más baja para ese mes desde 2009, y en noviembre la generación mensual fue la más baja para el onceavo mes desde 2008. Además, en 2019 algunos indicadores como el crecimiento económico y la inversión fija bruta tuvieron tasas de crecimiento en niveles no observados desde la crisis global.

¿Por qué se pierden empleos en diciembre?

Cada diciembre la generación de empleos registrada en el IMSS es negativa. Sin embargo, dada la dinámica de cualquier mercado laboral hay que tener claros dos conceptos: las contrataciones y las separaciones. Las contrataciones registran, como es evidente, la cantidad de empleados formales que las empresas agregan a su nómina durante cada mes. En contraste, las separaciones representan aquellos empleos formales que concluyen y pierden el registro en la empresa. Es importante aclarar que, en el reporte de las separaciones, no es posible distinguir entre las renuncias, los despidos o las terminaciones por fines de periodo contractual.

La cifra reportada de generación de empleo formal representa la diferencia entre las contrataciones y las separaciones registradas en el mes. Así, siempre que el número de empleados contratados sea mayor al número de separaciones en el mes, la generación de empleo formal será positiva. En noviembre 2019, por ejemplo, el número de separaciones fue de 1 316 224 plazas, mientras que hubo 1 392 452 contrataciones, lo cual tuvo como resultado que se agregaran al registro, en total, 76 228 empleos en ese mes.

Es común observar contratos que terminan en diciembre, lo que proporcionaría una explicación a esta disminución de plazas formales estos meses. Sin embargo, la recopilación de información que hace el IMSS se lleva a cabo el 30 de diciembre y los contratos expiran el 31. Así, las separaciones y contrataciones derivadas de las renovaciones de contratos se verían reflejadas en el dato de enero.

En diciembre se observa que las separaciones se mantienen relativamente constantes respecto a los otros meses del año. En promedio, el número de empleados formales que sale de su trabajo en diciembre equivale a alrededor de 6.6 % del empleo total registrado ante el IMSS, una cifra similar al promedio de todo el año, 7 %. Esta cifra contrasta, además, con el número de separaciones observada en enero como proporción del empleo total registrado, de 8.5 % —aquí se ven reflejados todos los empleados cuyo contrato termina el 31 de diciembre y ya no son considerados en el conteo de enero.

Sin embargo, aunque las separaciones se mantienen, las contrataciones disminuyen de forma importante. Si una buena parte de las empresas del país prefiere que sus nuevos trabajadores comiencen en enero en vez de diciembre, esto se ve reflejado en la cantidad de contrataciones del último mes del año. En promedio, durante diciembre las contrataciones representan sólo 4.8 % del empleo total registrado en el IMSS, una cifra significativamente más baja al promedio de todo el año, 7.3 %. Además, esto contrasta con las contrataciones en enero que, en promedio, equivalen a 8.9 % del empleo registrado ante el IMSS.

Así, la cifra negativa de empleo formal que se suele observar en diciembre se debe principalmente a que la baja contratación en el mes no alcanza a compensar las separaciones que se dan normalmente.

En los próximos días, el IMSS publicará el detalle de la generación de empleo formal en el último mes de 2019, con lo que tendremos más información sobre las contrataciones y las separaciones, aunque ya sepamos que en diciembre, en términos netos, desaparecieron 382 210 empleos formales.

Siempre es importante recordar que la importancia del empleo formal reside en los derechos de los trabajadores. Son los empleos formales los que dan acceso a una cobertura social dando a los trabajadores acceso a servicios médicos, a una pensión y a otras prestaciones sociales. Una menor generación de empleo formal no sólo significa que la proporción de trabajadores que tiene acceso a estos derechos es menor, sino también tiene implicaciones en materia recaudatoria.

El empleo formal es el único que se ve obligado a respetar el salario mínimo establecido legalmente. Los trabajadores informales, que al día de hoy representan más del 50 % del mercado laboral del país, no cumplen la regulación laboral, por lo que no cuentan con las prestaciones o derechos que deberían tener. El empleo formal es sólo una de las variables económicas del país, pero es fundamental para impulsar el desarrollo, mejorar las condiciones de vida de los mexicanos y ayudar en el combate a la pobreza.

 

México, ¿cómo vamos?