Desde aproximadamente mediados de este año el presidente ha declarado en varias ocasiones que el robo y tráfico ilegal de combustible o huachicol ha disminuido en un 95%. Prácticamente nadie ha cuestionado al presidente sobre este rotundo y apabullante éxito del estado sobre uno de los más recientes y relevantes mercados criminales que se han consolidado en México en la última década.

Leer completo