Los individuos tienden a aceptar la información que refuerza sus predisposiciones políticas, mientras que rechazan la información que las contradice, y no sólo eso, los individuos —particularmente los más partidistas— también tienden a creer eventos que confirman sus predisposiciones partidistas, pero que no necesariamente tienen sustento basado en evidencia.

Leer completo